septiembre 2010
D L M X J V S
« ago   oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Archivos

Categorías

La Misa es una fiesta

Catequesis para Niños
Irma Patricia Valdez Parra

¿Te gustan las fiestas? Las fiestas son momentos en que se reúne la familia y los amigos para celebrar con alegría algún acontecimiento especial, por ejemplo, un cumpleaños.

¿Sabes cuál es la fiesta más grande para los que somos católicos? La Misa, porque es una fiesta en la que nos unimos como una gran familia para hacer presente el amor de Dios, que se manifiesta a través de su hijo Jesús; en ella celebramos la Muerte y Resurrección de Jesús, misterio por el cual todos los hombres y mujeres hemos sido salvados; también escuchamos la Palabra de Dios y recibimos su Cuerpo y Sangre a través de la Comunión.

Así como en las fiestas todos convivimos, comemos y disfrutamos junto con el festejado, en la celebración de la Misa no debemos quedarnos afuera o en la puerta del templo. Jesús nos invita a estar alegres, por ello es importante llegar temprano y participar, estar atentos a las lecturas, los cantos y la explicación del sacerdote tras la lectura del Evangelio.

Las personas que están platicando o distrayéndose no están participando debidamente en la Celebración Eucarística; están fuera de la fiesta de Jesús, que es la Misa.

La manera correcta de referirnos a la Misa es Eucaristía, que significa “Acción de gracias”.

En la Misa Jesús se nos da como alimento
Para que nuestro cuerpo esté sano necesitamos de la comida, y para que nuestra alma esté fuerte necesitamos del alimento que Jesús nos dejó en el Sacramento de la Eucaristía: su Cuerpo y su Sangre, ese es el regalo más grande que Jesús nos dio antes de morir, en él está todo lo necesario para que nuestra alma crezca.

Muchas personas asisten a Misa los domingos, pero no se alimentan del Cuerpo y la Sangre de Jesús; es tanto como si nosotros vamos a una fiesta y no comemos nada. ¿Cómo te sentirías tú si en tu fiesta los invitados no quieren comer nada de lo que les ofreces? Es lo mismo que pasa con Jesús cuando las personas que ya hicieron su Primera Comunión no se han confesado y no están listas para comulgar.

La Eucaristía es el alimento de los hijos de Dios, y el momento de tomarlo es en la celebración de la Misa. Es motivo de gran alegría saber que Jesús siempre nos invita al banquete de su amor, es decir, a comulgar su Cuerpo y su Sangre.

Fuentes:
Jesús vive entre nosotros, libro 6

———
Comentarios a la autora: ( valdez@lasenda.info )

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>